en Data Center

Un complemento que optimiza los procesos en las organizaciones


Según Cisco, la cantidad de big data en 2017 fue de 71.000 millones de GB y para el 2020 estiman que sea de 400.000 millones, por lo que toda esa cantidad de información no es posible almacenarla en otro lugar que no sea la nube.

Por eso, hace diez años cuando apareció la primera nube pública, todas las compañías pensaron que el camino hacia el desarrollo era llevar todos los procesos a ella, lo que produjo un auge en la implementación de centros de datos porque se hizo necesario tener dónde almacenar toda la información.

Sin embargo, luego de hacer esa transformación digital, las compañías se dieron cuenta de que había un problema de latencia dado que los datos demoraban mucho en estar disponibles desde que eran solicitados. De manera que el nuevo desafío pasó de ser dónde almacenar la información a dónde se iban a procesar los datos más cerca de donde se necesitaban. Así es como surgió el cálculo en el Edge Computing (computación al extremo de la red) donde el 70% de los procesos se realizan.

Los cálculos en la nube como el pago de la renta, los servicios, y demás han ido en aumento porque las personas diariamente hacen muchos tipos de transacciones y esto debe ser procesado por medio del Edge Computing. Todo esto debe ocurrir rápidamente ya que al cliente solo le importa que la operación sea confiable. Por esto, industrias como la banca o retail necesitan asegurarse de que la información sea almacenada y que cuando se requiera implementar esté disponible de inmediato gracias a que tiene un buen procesamiento.


“Cuando apareció la primera nube pública, todas las compañías pensaron que el camino hacia el desarrollo era llevar todos los procesos a ella.”



¿De qué se compone el Edge Computing?

La infraestructura física de Edge Computing puede estar compuesta por un micro centro de datos ubicado en exteriores, o puede ser un rack de PDU más una UPS y un servidor dentro de un entorno con aire acondicionado. Esta es una infraestructura física pero la digital también es muy importante, además de la conectividad entre Edge y la nube, la capacidad de gestionarla para evitar muchos problemas de latencia de cara al cliente final que es donde ocurren la mayoría de las fallas actualmente.

En este sentido, entre otras variables, es necesario contar con una buena gestión energética que impida la presencia de problemas de latencia porque los dispositivos conectados, ya sean PDU, el centro de datos y demás aparatos tengan fallas eléctricas por un suministro incorrecto de la energía derivado de bajas tensiones o de picos energéticos, cortes de energía y sobretensiones.

Si necesita asesoramiento en soluciones de infraestructura para Data Centers, contacte con nosotros.
Artículos Recomendados
10 whitepapers sobre últimas tendencias y buenas prácticas para la implementación y gestión de datacentersHealth Check Infraestructura: nuevo servicio gratuito para Capital Federal y Gran Buenos Aires