en Energía
Schneider Electric recientemente publicó el informe “Corporate Energy & Sustainability Progress 2019”, un análisis de las tendencias globales, las barreras y las oportunidades que están impactando en los programas de gestión de la energía y el carbono de las empresas.

Aunque los equipos responsables siguen lidiando con retos como la financiación y la obtención y análisis de los datos, el informe revela que la mayoría de las grandes compañías han fijado objetivos de sostenibilidad, que están impulsando la adopción de estrategias y tecnologías innovadoras y cambiando las percepciones del valor de la conservación y el cambio climático.

El informe está basado en una encuesta, llevada a cabo por GreenBiz Research, a más de 300 profesionales responsables de la energía y la sostenibilidad en empresas con ingresos anuales de más de 100 millones de dólares.

Cada vez más compañías ven las ventajas de comprometerse públicamente con la reducción de la energía, el carbono y los residuos y están inculcando el cambio en sus organizaciones, con o sin obligaciones legislativas. Casi un 60% de las entidades encuestadas han compartido los objetivos con sus clientes, inversores y otros actores sociales. Otros datos relevantes de la investigación desvelan que el 28% de las empresas son muy específicas y ambiciosas en sus metas, uniéndose a iniciativas consolidadas como el RE100, los science-based targets y la meta de cero residuos a vertedero.

Las organizaciones globales están liderando el cambio: según el estudio, las compañías que operan en varias zonas geográficas tienen casi un 10% más de probabilidades de comprometerse públicamente que aquellas que operan en una sola región. Además, las empresas con base en Europa, tanto si operan a nivel global como local, fijan objetivos públicos más a menudo que las que tienen base en América del Norte (65% vs. 58%).

Las compañías que se han comprometido públicamente ven que la preocupación por el medio ambiente es su impulsor principal (59%), por encima de consideraciones financieras (52%). Además, las mismas tienen más probabilidades de implementar tecnología avanzada, como energías renovables on y offsite, baterías para almacenamiento de energía y vehículos eléctricos.

“Ahora más que nunca, los líderes empresariales se dan cuenta de que necesitan tomar las riendas y establecer su papel en un panorama energético y medioambiental en continua evolución”, asegura Jean-Pascal Tricoire, Chairman and CEO de Schneider Electric. “Ser un consumidor pasivo es una desventaja competitiva y operacional. Por eso, independientemente de la legislación, las compañías están adoptando firmes estrategias para reducir las emisiones, mejorar la eficiencia y usar la energía en favor del planeta”.

Nuevas oportunidades, nuevas barreras

La investigación también revela que las empresas están explorando soluciones más allá de las medidas tradicionales. Siguen dominando las iniciativas de eficiencia energética, pero el movimiento hacia la descarbonización y la descentralización continúa despertando interés y las inversiones en energías renovables. El 52% de las empresas tienen renovables onsite, el 40% han contratado renovables offsite y el 34% están usando certificados de atributo energético, como los créditos de energía renovable y las garantías de origen, para abordar el impacto ecológico de la electricidad que compran y consumen (también conocido como emisiones Scope 2).

Para las empresas, la financiación ha sido un obstáculo permanente. Sin embargo, la falta de capital puede no ser una barrera tan importante como se cree. Un 57% de los encuestados afirmaron que sus departamentos no tuvieron éxito a la hora de asegurarse un presupuesto para iniciativas de energía y/o sostenibilidad, apuntando a la falta de capital como limitación. Sin embargo, los que sí afirmaron haber tenido éxito en obtener financiación, afirmaron que lo que más contribuyó fueron el retorno de la inversión (ROI) y el liderazgo ejecutivo. Solo un 10% identificó el capital disponible como la principal razón de que los programas fueran aprobados y financiados.

Además, la falta de datos ya no se ve como un problema. Pero sí que limitan el ROI los datos poco fiables e incompletos, probablemente atribuible a la fuente de la información, y un intercambio ineficaz. La investigación demuestra que, de media, las compañías recogen datos de al menos tres fuentes diferentes. Las facturas de las compañías eléctricas son las más comunes, seguidas de los sistemas de gestión de la energía. Sin embargo, un 52% de las organizaciones todavía usan hojas de cálculo y solo un 18% recogen datos procedentes de dispositivos IoT. Las barreras más comunes para un uso eficiente de los datos son: datos poco fiables o incompletos (48%), herramientas insuficientes (41%) y falta de experiencia interna (40%).

Además, solo un 22% de las compañías comparten todos sus datos de energía y sostenibilidad con todos sus departamentos, un 58% comparte algunos datos y un 21% no comparte ninguno. El 90% de las empresas que comparten sus datos con todos sus departamentos están de acuerdo en que son capaces de conseguir financiación y es más probable que utilicen una variada cartera de tecnologías.

“Compartir información y colaborar son elementos críticos para el éxito a la hora de gestionar la energía y la sostenibilidad”, afirma uno de los encuestados, Bill Hoenigmann, Global Category Manager for medical technology leader en BD. “Contamos con un equipo multidisciplinario de profesionales de operaciones, adquisiciones y sostenibilidad. Y tenemos objetivos y responsabilidades compartidas para conseguir ahorros energéticos y monitorizar las mejoras en la reducción de carbono”.

El informe Corporate Energy & Sustainability Progress se llevó a cabo para entender cómo compran las grandes empresas a las compañías eléctricas, cómo gestionan la demanda, usan los datos, desarrollan y financian los programas de reducción de carbono y eficiencia corporativa. Los participantes han sido 299 profesionales que supervisan las adquisiciones, las operaciones y la sostenibilidad, desde miembros del consejo hasta colaboradores individuales. Las compañías encuestadas representan a siete segmentos del mercado: propiedad inmobiliaria comercial, educación, finanzas y banca, salud y biotecnología, industria y transporte, comercio minorista y sector hotelero y tecnología.

Para leer el informe completo (en inglés) ingrese aquí: https://insights.se.com/report/
Artículos Recomendados
Lanzamiento de nueva linea EASY UPS de APCEnergía renovable fotovoltaica