en Energía
Si bien las UPS en centros de datos son fundamentales para la continuidad empresarial y la protección financiera, en otros casos la pérdida de energía sería desastrosa. Tal es el caso de una fábrica de petroquímicos o una embarcación en altamar, en donde la pérdida de energía es una cuestión de seguridad personal o incluso de vida o muerte. O una planta de ensamblaje donde una falla energética resultaría en la pérdida de inventario y de muchas horas de trabajo. Y la lista continúa.

A la hora de escoger la solución correcta al implementar la tecnología UPS en aplicaciones industriales, las empresas deben analizar muchos puntos. Una solución que brinde no solo una eficiente recuperación y la continuidad empresarial, sino también seguridad, eficiencia y el adecuado funcionamiento de la empresa y sus equipos. Pensando en eso, estos son los cinco puntos para analizar antes de elegir una UPS para aplicaciones industriales críticas.

1. Entorno

El entorno donde se ubicará la UPS revela cuál es la indicada. Una UPS que será utilizada en un centro de datos típico debe funcionar bien a temperaturas de 32° a 104° F (0°- 40°C), con una humedad relativa de 0 a 95 y debe contar con protección para prevenir daños ocasionados por manipulación, herramientas, residuos y cables sueltos. Esto puede sonar como suficiente protección del entorno, pero no si se coloca la UPS en una embarcación en altamar, en donde está expuesta al aire y al agua salada. Tampoco en un campo de exploración petrolera, en donde la UPS está expuesta a temperaturas de más de 100° F (37,78° C) por largo tiempo, sin contar la arena y el polvo. Las vibraciones y la estabilidad podrían ser un problema en otros casos, tales como el suelo de una fábrica, un barco o áreas con riesgo de terremotos.

Estos entornos extremos necesitan UPS especiales y resistentes para tales condiciones. Existen varios certificados y diseños ofrecidos por NEMA (Agencia Nacional para el Manejo Ambiental, por sus siglas en inglés), OSHPD (Oficina para la Planeación y Desarrollo de Salubridad, por sus siglas en inglés), entre otros; para enfrentar condiciones tales como la corrosión externa, el calor, el agua residual o rociada y la humedad extrema. La clave consiste en trabajar con un ingeniero o un vendedor de UPS para acordar los requisitos especiales y así elegir o personalizar la UPS ideal para el entorno.

2. Perfil de carga

Su UPS deberá adecuarse a las propiedades eléctricas, o perfil de carga, del equipo que se quiere proteger. Tome en cuenta la carga máxima que la UPS va a proteger y si esta carga por lo general se da en ráfagas cortas o en intervalos largos. Algunos equipos, como impresoras industriales o en 3D, guillotinas láser y escáneres, tienen características de corriente no sinusoidal, o complicaciones armónicas que podrían incrementar los requerimientos de carga de la UPS que los protege o aumentar los complementos de filtrado que se necesitan. Una UPS comercial típica tampoco puede absorber la energía que se genera de la carga, como de la retroalimentación proveniente de un motor sincrónico. El tipo de UPS que se elija también depende de si se utiliza una unidad de frecuencia variable o un kit de arranque suave en una carga de motor.

De nuevo, se requiere de una asesoría competente de un ingeniero o de un asesor de ventas, para evaluar la carga que se debe proteger y escoger con cuidado la mejor UPS.

Una UPS que protege cargas industriales también debe tener capacidad de medición e información para poder enviar una alerta en caso de problemas de carga, y mostrar informes de manera periódica para evaluar el impacto de cualquier cambio que haya ocurrido.

3. Eficiencia

Otro criterio de selección para una UPS empresarial básica (o cualquier UPS, de hecho) es la eficiencia energética. Mientras un modelo más eficiente puede costar más al comienzo, sí logra obtener un ahorro de alrededor del 5% en su vida productiva, comparado con otros modelos. En un entorno de gran tamaño esto se traduce en un ahorro de seis cifras. Suficiente como para que valga la pena.

4. Integración de redes

Hoy en día, casi todo se puede supervisar, pero solo si está conectado. Así que debe tomar en cuenta su red para elegir la UPS. Cualquier UPS que se considere apta para las aplicaciones críticas deberá tolerar administración, ya sea por medio de tarjetas de gestión de redes, o sencillamente de interfaz de redes, así como protocolos tales como SNMP. Desde que pueda conectarse a una red cercana, ya sea Ethernet, Modbus o una red en serie, podrá introducir datos de administración del UPS en cualquier aparato de monitorización que esté utilizando.

Desde luego, hay que recordar que lo que se conecta a la red debe ser seguro. Así que verifique que la UPS que escogió, cuente con un buen registro de seguridad, con características como una autenticación y un cifrado sólido.

5. Experiencia y servicio en la industria

Las aplicaciones críticas solo deben ser confiadas a los vendedores de UPS que tengan buena reputación. Averigüe sobre su experiencia en la industria y hasta dónde confía en su producto. Investigue acerca del tiempo de respuesta si hay una urgencia, y si se desplazaría hasta ese lugar. Pregunte sobre los complementos disponibles, incluso los de otros proveedores asociados. Un vendedor experimentado le ofrecerá opciones de seguridad adicionales tales como protección para la alimentación posterior y paneles frontales lisos. Además, son una ventaja las opciones de almacenamiento múltiple de energía, no solo las baterías normales de plomo-ácido reguladas con válvulas (VRLA), sino también las de ion de litio más nuevas, que garantizan una mayor duración de vida con el mismo poder y menor impacto que las VRLA. Otra opción son los volantes de inercia que también reducen el impacto ambiental y eliminan los problemas de hidrógeno y de electrolitos.

Si necesita mayor información o asesoramiento en Soluciones de Energía contáctese con nosotros.
Artículos Recomendados
Smart-UPS en Línea con la nueva tecnología de Li-Ion integradaStym presente en Cisco Live 2018